5 razones para ir a la playa en invierno

Cuando el largo verano dio paso finalmente a un otoño invernal, te despediste de la playa. “Hasta dentro de ocho meses”, pensaste, mirando el mar y la arena por última vez. Para los puentes y vacaciones invernales piensas siempre en destinos urbanos o, si buscas naturaleza, prefieres aventurarte en la montaña y, de paso, ponerte unos esquís y deslizarte ladera abajo. Pero ¿sabes que las playas no las ponen en verano, que durante el invierno siguen ahí?

Viajar a destinos clásicos de playa como pueden ser la Costa del Sol o la Costa Blanca, Baleares o Canarias, no tiene por qué estar limitado al verano. De hecho, la combinación de mar y arena con frío o mal tiempo puede ser también muy gratificante. ¿Sigues sin estar convencido? Aquí tienes 5 razones para ir a la playa en invierno.

1. La tranquilidad. En verano es difícil encontrar una playa que puedas disfrutar sin gente. Problemas para aparcar, para encontrar sitio en la arena, la sensación de estar siempre rodeado… En invierno, tendrás la playa para ti solo. Podrás admirar el arenal en toda su longitud y relajarte mirando el mar.

2. El paisaje distinto. Aunque consigas una playa desierta en verano, vale la pena volver para ver cómo es invierno. Porque cambia: el agua tiene otro color, más grisáceo y oscuro (refleja el estado del cielo), la arena ofrece menos contraste y, sobre todo, el mar es más salvaje. Ir a la playa un día de temporal puede parecer una locura, pero hay que hacerlo al menos una vez en la vida. Entenderás de pronto todo el movimiento romántico del siglo XIX.

3. ¡Temporada baja! Desde el punto de vista económico, los destinos de playa en invierno son mucho más atractivos. Muchos hoteles y restaurantes cierran, pero otros continúan abiertos, confiando en personas como tú que saben que la playa no es solo para tomar el sol. Como no hay mucha demanda, los precios son bastante más bajos. ¡Y tendrás a todo el personal casi para ti solo!

4. Tus mejores fotos. Pocas cosas igualan la luz de un día de sol en invierno, especialmente si la captas sobre el mar y la arena. Hacer fotos de una playa llena de gente muchas veces da directamente pereza, pero cuando veas que solo estáis tú y alguna persona paseando a su perro, no podrás dejar de apretar el disparador. Seguro que acabas con alguna de esas fotos que te gustaría enmarcar.

Foto: Chad McDonald
Foto: Chad McDonald

5. Hacer deporte. La playa es un lugar perfecto para practicar deporte, pero muchas veces es difícil hacerlo en verano entre bañistas y toallas. En invierno podrás salir a correr por la playa sin encontrarte con nadie y sin morir de calor, tendrás las mejores olas si eres aficionado al sur, y podrás montar un partidito de fútbol con amigos sin miedo a darle a alguien un balonazo.

Foto portada: essygie