Cómo actuar ante una pequeña avería en carretera

Antes de salir de viaje, hay que asegurarse de llevar todo lo necesario en el coche para que un contratiempo sólo sea una anécdota de viaje. La seguridad la volante es cosa de todos y preocupa a todos. Por ello te explicamos cómo sería la forma más correcta y segura de actuar en caso de avería en carretera, ya que puede ocurrir en cualquier vía. De todas formas, tanto si la avería se produce en ciudad como en carretera, autopista o autovía, es recomendable llevar siempre un teléfono móvil a mano, y con la batería cargada. Y, por supuesto, conocer los teléfonos de emergencia, de la compañía aseguraduora, de asociaciones de ayuda en carretera… Si la situación es muy grave, hay que llamar a la Policía o a la Guardia Civil.

Es primordial mantener la calma para poder actuar con diligencia, eficacia y seguridad para los ocupantes del vehículo damnificado y el resto de usuarios de la vía. Lo primero que debemos hacer es activar las luces de emergencia para señalizar la situación de avería del vehículo para avisar a los otros conductores que estamos teniendo un percance e intentar llegar al arcén con nuestro vehículo antes de que se detenga por completo, de tal forma que no interfiramos en el tráfico, y no pongamos nuestra vida ni la de los demás en riesgo.

Antes de salir al asfalto, hemos de ponernos el chaleco reflectante, por lo que lo más aconsejable es llevarlo en el interior del habitáculo, ya sea en la guantera, detrás de un asiento o en los portaobjetos situados en las puertas. Sólo es obligatorio que lo use el conductor pero es recomendable llevar al menos un par de ellos para que se lo puedan colocar igualmente el resto de los ocupantes del coche.

Triangulos pag11

Antes de abrir la puerta, hay que cerciorarse de que no hay peligro fuera y que somos perfectamente visibles. Si no, nos bajaremos del vehículo y nos colocaremos en un lugar seguro, fuera de la carretera y si es posible detrás de las vallas de protección. Una vez estacionado el coche, si es posible es mejor que los ocupantes abandonen el coche: nunca se quedarán en la calzada, deben cruzar el guardarraíl y quedarse en un lugar elevado y lo más lejos posible de la carretera.

¿Cómo se colocan los triángulos? Depende de la vía en la que nos encontremos: si es una con dos sentidos de circulación, se colocan cun triángulo delante y otro detrás a una distancia mínima de 50 metros. Si la calzada es de un único sentido (autopista o autovía) o bien tiene más de tres carriles en el mismo sentido, podemos prescindir del triángulo delantero. En ambos casos, los triángulos deben ser visibles a una distancia mínima de 100 metros por lo que si vemos que estamos próximos a una curva, tendremos que ponerlo a la entrada de la misma para que el resto de los conductores lo vean perfectamente.

Llega el momento de evaluar lo que le ha ocurrido al coche. Si la avería ha sido causada por un pinchazo de un neumático, hay que tratar de cambiar la rueda afectada por la de repuesto lo antes posible. Si es algo más complicado, lo mejor es llamar por teléfono a la grúa. Si no hay cobertura móvil, en autopista, como norma general, hay un poste de S.O.S. cada dos kilómetros.