Consejos para conducir por el extranjero

Con las vacaciones ya en un horizonte cada vez más cercano, es muy posible que tu plan sea lanzarte en un emocionante e inolvidable road trip por el extranjero. Alquilar un coche es siempre una buena idea, ya que ahorra tiempo (tener que hacer todo el viaje hasta la zona final que te interesa por carretera) y es muy cómodo. Llega al aeropuerto y coge el vehículo. ¡Eres libre!

No obstante, si tu plan es recorrer en coche algún país extranjero, hay también unas cuantas cosas que deberías tener en cuenta. Conducir por un lugar desconocido, con costumbres distintas, puede crear mucho estrés innecesario. Para evitarlo, sigue estos consejos para conducir por el extranjero. Y disfruta, que es lo imporante.

1. Lleva toda la documentación necesaria y en regla

En la Unión Europea y otros países con convenio con España, puedes conducir con el carné normal de conducir. Para el resto, no obstante, necesitarás el Permiso Internacional (te lo puedes hacer en la DGT de forma sencilla). Además, lleva toda la documentación habitual: permiso de circulación del vehículo, tarjeta y pegatina de la ITV, póliza del seguro (y recibo), Carta Verde de accidentes (no es obligatoria en Europa, pero facilita las cosas). Si el coche es alquilado, ten a mano toda la documentación del contrato de alquiler y del vehículo que te han proporcionado.

2. Estudia la normativa de circulación

Las leyes de circulación varían entre países. Para evitar problemas desagradables, estúdiate la normativa del país al que vas antes de salir. Los cambios principales suelen estar en los límites de velocidad y en temas como el límite de alcohol en sangre a partir del que te pueden sancionar. En algunos países, además, tendrás que pagar por utilizar sus carreteras. Entérate antes de partir e infórmate sobre cómo realizar el pago.

3. Fíjate en los límites

Por mucho que hayas estudiado la normativa, lo mejor para ir seguro es estar atento siempre a las señales que te vas encontrando a tu paso, especialmente a las relativas a los límites de velocidad. Obedécelas y todo irá bien.
4399899417_b45a514a3d_z                                                                                                Foto: David Lofink

4. Infórmate sobre costumbres

En todos los países y zonas existen otra serie de normas no escritas que detallan cómo se conduce de verdad, cuáles son las costumbres de los conductores locales. Haz una búsqueda en Internet o habla con gente a la que conozcas allí para enterarte de estas costumbres. No se trata tanto de que después las repliques, como de estar preparado y saber qué cosas puedes esperar de los otros conductores.

5. Evita perderte

Perderse es siempre algo estresante, pero si te ocurre en el extranjero seguramente te pongas más nervioso. Si eres de las personas que necesitan saber siempre dónde están y seguir el camino correcto, poco dado a imprevistos e improvisaciones, evita un mal trago llevando siempre tanto GPS como mapa físico actualizado (nunca se sabe cuándo la tecnología te puede dejar tirado).

6. Respira hondo

Esto es lo más importante: intentar ir tranquilo y con calma. Evita conducir demasiado rápido, ya que te dará menos tiempo a reaccionar en caso de algún imprevisto (más común en el extranjero al no estar acostumbrado a cómo conducen los autóctonos), e intenta no ir demasiado tiempo. Pon música, charla con tus acompañantes y, sobre todo, disfruta del viaje.

6167401091_5dc324321d_zFoto: Alexander Kachkaev
Foto de portada: Thank you for visiting my page