8 consejos para un road trip perfecto

¡Todo listo! Puedes ver ya las vacaciones en el horizonte, acercándose cada vez más, puedes casi hasta tocarlas. Este año has decidido irte de viaje y hacer que el coche sea tu principal medio de transporte, ya sea desde tu ciudad o desde un destino algo más lejano al que llegarás en avión. Con amigos o en familia, te imaginas ya esas horas en la carretera, escuchas la banda sonora, las conversaciones con las que recordaréis al volver lo bien que lo pasasteis. Pero hay un pequeño detalle que deberías tener en cuenta: los road trips también pueden salir mal.

Discusiones, estrés, problemas imprevistos… las cosas que se pueden torcer son muchas (como, por otra parte, en cualquier momento de nuestra vida), pero también está en nuestras manos hacer todo lo posible para que nada de esto ocurra y que el viaje sea tan idílico como lo es en la cabeza. ¿Qué hacer? Estos son 8 consejos para un road trip perfecto:
 

WEB-FCT-ROADTRIP-119

1. Escoge bien a tus compañeros. Viajar en coche significa estar metidos durante varias horas en un pequeño habitáculo, por lo que es mejor que la gente que te acompañe sea de esa a prueba de bombas: amigos con los que ya has viajado (con éxito), tu familia (a la que conoces lo suficiente como para saber cómo reaccionarán), etc. Gente con la que te gusta estar y que sabes que se convertirán en una de las mejores partes del viaje.

2. Ten un itinerario… pero sé flexible. Esto es clave: tienes que encontrar el equilibrio entre saber más o menos adónde vais y dónde queréis parar y ser lo suficientemente flexibles para cambiarlo todo si de pronto encontráis un lugar inesperado y perfecto (o aparece algún imprevisto). Saber adónde se va y la ruta que vais a seguir es importante para no perder el tiempo dando vueltas o tomando decisiones. Ser capaces de cambiarlo todo es la esencia de los road trips: el coche ofrece una libertad a la que no hay que renunciar.

3. Lleva GPS y mapa físico. Nunca subestimes a Murphy pensando que es imposible que os perdáis con varios smartphones con GPS en el coche y un navegador y cúbrete las espaldas: a un mapa de carreteras de papel de toda la vida no se le acaba la batería y no tiene que encontrar ningún satélite. Lleva tecnología y deja que te ayude, sí, pero ten también el plan B (mapas actualizados, no un mapa de carreteras de hace 15 años), siempre a mano.

4. Busca las carreteras secundarias. En un road trip el destino es lo de menos y, aunque las paradas importan, también lo hacen las horas de desplazamiento por carretera. ¿Es más cómodo y rápido ir por autopista? Sin duda. Pero ¿qué es más bonito? ¿qué ruta te permite encontrarte con lugares inesperados en los que quizá queráis parar? Las carreteras secundarias.

Foto: Delwin Steven Campbell
Foto: Delwin Steven Campbell

5. Escoge bien la música. El tema musical en los road trips depende bastante de quiénes vayan en el coche. Intenta que la música escogida agrade a todo el mundo, busca canciones que inviten a cantar y otras que no te vaya a importar tener como banda sonora. A partir de este momento, determinados temas te recordarán al viaje cada vez que las escuches. Que sean canciones que os gusten a todos.

6. Lleva un buen coche. Si vas con vehículo propio, haz una revisión antes de partir para asegurarte de que está bien a punto y evitar problemas en el viaje. Otra opción muy interesante es alquilarlo: si escoges una compañía de alquiler de coches con trayectoria como GoldCar te asegurarás de que el vehículo que te entreguen esté en perfecto estado y de que no te dará problemas.

7. No dudes en preguntar a la gente. ¿Preguntar qué? ¡Todo! Desde el mejor camino para llegar a algún sitio, hasta recomendaciones de sitios en los que comer o dormir, pasando por cosas que hay que ver en los alrededores. Los habitantes de un lugar conocen esos pequeños secretos que no aparecen en las guías.

8. Ante todo, ¡relájate! Estás de vacaciones, así que intenta desconectar y disfruta. Habrá imprevistos y cosas que preferirías que no pasaran, pero recuerda que nada es el fin del mundo. Tomaos las cosas con calma y con mucho humor y recuerda lo mucho que os reiréis cuando contéis todas estas anécdotas al volver a casa. ¡Nadie quiere escuchar lo perfecto que fue todo!

Foto de portada: Jon