Dormir junto a las estrellas en los hoteles más altos del mundo

Una cosa es estar en la luna y otra bien distinta querer tocar las estrellas o dormir en ellas. Es innegable la fascinación que los astros siempre han despertado en el hombre y eso unido a su afán de superación (más grande, más fuerte y, sobre todo más alto) hace posible que cada vez ese sueño esté un poco más cerca. Tan sólo se trata de sentirse un poco más cerca del cielo, de cumplir un sueño y algunos de los hoteles casi lo consiguen. Dormir bajo las estrellas, tocar las nubes desde la habitación, tener el mundo a los pies, ver la ciudad a vista de pájaro, sobrevolar el horizonte con sólo una mirada, … es algo que sólo se puede sentir en una tienda de campaña en la cima del Everest o en alguno de los hoteles más altos del mundo, ¿a cuál te gustaría trepar la sentir todas estas emociones? ¿Quieres saber cuáles son los hoteles más altos del mundo y, sobre todo, de Europa? Dubai Skyline

Si hay un lugar en el mundo en el que dormir cerca de las estrellas sea más fácil que en cualquier otro ese es en los Emiratos Árabes, y más concretamente en Dubai donde se ubican 7 de los hoteles más altos del mundo. Que sea más fácil no quiere decir que sea algo accesible ya que todos los establecimientos son de al menos 5 estrellas. Quizá todo esté relacionado. A la cabeza de esta carrera espacial siempre aparece el JW Marriott Marquis, también conocido como Emirates Park Towers Hotel & Spa, con sus 355 metros de altura. Además, hay que tener en cuenta que no se trata de un único edificio sino de dos torres gemelas que hacen que la capacidad del complejo llegue a la friolera de 1.608 habitaciones distribuidas en 72 plantas. Más alto no se puede dormir en todo el planeta con sábanas de hilo y todos los detalles de un establecimiento de gran lujo. A muy pocas manzanas de distancia y en la misma avenida se encuentra el que, en realidad, debería ser el de más altura, el Rose Rayhaan by Rotana ya que su proyecto inicial de 380 metros se redujo finalmente en 37. Aun así, parece que se puede tocar el cielo desde su azotea.

Burj Al Arab (Dubai)

En el paisaje futurista de la ciudad también destacan siempre las siluetas de otros tan conocidos como el Burj Al Arab, el más lujoso, con su mil veces fotografiada forma de vela; Jumeirah Emirates Towers Hotel, todo de cristal y vistas de infarto; o el impresionante The Address Downtown. Pero una cosa es ser el hotel más alto del mundo y otra muy distinta es serlo en el edificio más grande del mundo, y ese es el Armani Hotel que ocupa las plantas 1 a 39 del famoso rascacielos Burj Khalifa, otro de sus grandes reclamos. Lujo dentro de lujo y encima con acento italiano. Hasta el más mínimo detalle de la minimalista decoración, por no haber no hay ni picaportes en las puertas, fue aprobado personalmente por el propio diseñador. Dubai tiene todos los records en cuanto a hostelería y también podrá presumir de tener el hotel más sumergido del mundo en aguas del Golfo Pérsico. El Hydropolis Underwater Spa & Hotel, aún en construcción, estará situada bajo el complejo The Palm y hasta ahora sólo se sabe que tendrá más de 1.500 habitaciones y 220 suites en una superficie de más de 260 hectáreas. Esta locura en Emiratos Árabes siempre la justifican diciendo, “Si se hace, se hace”.

Hotel Arts - Barcelona

En Panamá (Trump Hotel), Shanghai (Centara Grand Hotel), Bangkok (Baiyoke Sky Hotel) o Macao (Grand Lisboa) también sienten fascinación por los hoteles de altura, pero mucho más cerca de lo que pensamos en Europa también los hay y son de auténtico vértigo. Por cierto, ¿sabías que el hotel más alto de Europa está en España? Pues sí, se encuentra en… ¡Benidorm! Se llama Hotel Bali y aunque sólo tiene 4 estrellas se pueden sentir más cerca que en cualquier otro lugar del Mediterráneo a 210 metros de altura. El nivel baja, pero las vistas impresionan tanto como su número de habitaciones (776) que, aunque parezca mentira, en más de una ocasión ha colgado el cartel de completo. Las mismas vistas al mare nostrum pero con mucha más categoría se pueden disfrutar desde los 154 metros del Hotel Arts de Barcelona, el cuarto más alto de todo el continente y con el sello y las atenciones de auténtico lujo de The Ritz-Carlton. Está en el mismo puerto olímpico de la ciudad. Un establecimiento único porque además de las estrellas del establecimiento puede sumar las que Michelin concede a sus restaurantes.

Hotel Ukrania - Moscú

Hasta ahora todos los hoteles más altos del mundo son de construcción, más o menos, reciente: de los años 90 o ya edificados durante el siglo XXI. Por este motivo llama la atención, sobre todos los demás, el Hotel Ukrania de Moscú que se inauguró en 1957 y que en la actualidad recibe el nombre de Radisson Royal Hotel. A pesar de su antigüedad sigue siendo el segundo más alto de Europa y lo fue de todo el planeta hasta que en 1976 se finalizaron las obras del Westin Peachtree Plaza Hotel de Atlanta. Desde su privilegiada ubicación a orillas del río Moscova y con sus 198 metros, incluyendo la antena, es uno de los miradores más privilegiados de la capital rusa. Recientemente, también en Moscú ha abierto sus puertas el Central House, más moderno y con amplios miradores de cristal, pero sus 138 metros no consiguen hacerle sombra ni por tamaño ni por estilo a un edificio de diseño clásico con más de 550 habitaciones y 40 apartamentos en el que se forjaron muchas historias y leyendas de espías en tiempos de la Guerra Fría.

Al hablar de Europa tampoco debemos olvidar de otra de sus creaciones hoteleras más famosas. En este caso por las dificultades durante la construcción de la Dorint Hotel Tower en Augsburgo cuyos primeros cimientos se colocaron en 1971 con motivo de la celebración de los Juegos Olímpicos que el año siguiente se celebrarían en Munich como símbolo del poderío de la ciudad vecina. Y tú, ¿has dormido alguna vez tan cerca de las estrellas? ¿En cuál de estos hoteles te gustaría descansar?