Fiebre de goles en los estadios más visitados del mundo

Probablemente que “el fútbol es un deporte en el que juegan once contra once y siempre ganan los alemanes” es una de las frases más famosas y ciertas de la historia de este deporte pero cuando la pronunció Gary Lineker no sabía que sólo era una verdad a medias. Los que siempre ganan son la economía y el turismo. Cada año cuando el balón comienza a rodar se mueven sólo en España más de 10.000 millones euros, ¡casi el 2% del PIB! En las gradas esperan 14 millones de personas esperando gritar ¡gol! Es un turismo que se mueve por emociones y ahí es donde reside su éxito. Sentimientos que se intensifican durante la celebración de las principales competiciones internacionales como la Eurocopa que se celebra este año. Sólo durante el mes que duró  último Mundial visitaron Brasil cerca de 750.000 visitantes sólo para ver fútbol pero cuando no hay partido… ¿cuáles son los estadios más visitados del mundo? A más de uno le sorprenderá saber que el Santiago Bernabeu es el tercer espacio más visitado de Madrid tan sólo por detrás del Museo del Prado y del Centro de Arte Reina Sofía. Pues esto no es nada, ¿quieres saber más? Santiago Bernabeu

Sin ver ni un solo pase y celebrar ni un solo gol se van los más de 80.000 visitantes mensuales que tiene el llamado Tour del Bernabeu pero no les importa. A cambio, pueden ver las 10 Copas de Europa en las abarrotadas vitrinas de trofeos de su museo, bajar al césped, sentarse en los banquillos en los que ningún jugador del Real Madrid se quiere sentar, visitar los vestuarios e, incluso, responder a algunas preguntas en la temida sala de prensa. Otro tipo de sensaciones que atraen mucho a los turistas y que tiene su record de asistencia en las 110.000 personas que lo abarrotaron para un concierto de U2 en 1987. Buenas vibraciones. El Nou Camp Experience no se queda atrás y asegura tener más de 1,6 millones de visitas por temporada. Sin embargo, en el estadio que atrae a más turistas de todo el mundo no se juega al fútbol sino al beisbol. Es el AT&T Park que tiene una de las mejores vistas de la Bahía de San Francisco y a cuyas aguas ha ido a parar más de una bola lanzada por los Giants. También despiertan un gran interés y no se quedan atrás el Yankee Stadium de Nueva York o el Heinz Field de los Pittsburgh Steelers pero allí nunca se gritará ¡penalti!

Reungrado Primero de Mayo

Donde, probablemente, tampoco verán nunca una parada de Casillas, un regate de Messi o un gol de Cristiano Ronaldo será en el estadio más grande del mundo. Es una lástima porque el estadio Reungrado Primero de Mayo tiene capacidad para más de 150.000 espectadores, o al menos de eso presume Kim Jong-un, porque está, precisamente situado en la capital de Corea del Norte. No sólo se han visto allí pocos goles sino que además apenas se celebran eventos deportivos. De hecho, tardaron más 9 años en inaugurarlo. Su uso apenas se limita a las celebraciones del Día de Trabajador, del Festival de masas Arirang, o de los desfiles con los que trata de demostrar su poderío y disciplina al resto del mundo. Aún con todo, sus cifras asustan: 207.000 metros cuadrados, 8 niveles diferentes, 60 metros de altura y una curiosa forma de flor que parece flotar sobre el lago en el que está construido.  Por capacidad le siguen el estadio Yuva Bharati Krirangan de Caltuta en la India (120.000), y el estadio Azteca de la Ciudad de México (105.000) en cuyo césped sí que han jugado algunos de los mejores jugadores de la historia del fútbol como Pelé o Diego Armando Maradona en dos finales de la Copa del Mundo.

Wembley

Historia es la que tienen muchos de los campos de fútbol de Inglaterra como el de Bramall Lane en donde disputa sus partidos el Sheffield United FC desde 1862. Desde 1884 se puede escuchar el “you’ll never walk alone” en las mismas gradas de Anfield que es otro de los estadios favoritos para los turistas pero en el que se animaba primero al Everton, el otro equipo de la ciudad de Liverpool. Curioso, ¿verdad? Como también lo es el cartel que sólo pueden ver los jugadores al salir al campo y en el que se puede leer “This is Anfield”, temido para unos y estimulante para otros. Pero si hay un campo emblemático en el país que vio nacer al fútbol ese es el de Wembley, al que el propio Pelé bautizó como “la iglesia del fútbol”. Recientemente ha sufrido una completa remodelación para convertirlo en uno de los mejores del mundo pero manteniendo la esencia que lo convirtió en uno de los más emblemáticos. Sus cifras asustan y bien merecen una visita: tiene un diámetro de un kilómetro, para recoger un trofeo hay que subir 107 escalones, 34 bares, 8 restaurantes, 98 cocinas, 688 puntos de comida y bebida en los que se pueden servir 30.000 refrescos en tan sólo 10 minutos, 2618 aseos, 26 ascensores, 30 escaleras mecánicas,… ¿necesitas algo más para visitarlo?

Allianz Arena

Wembley no es el único de los grandes estadios que ha vivido algo más que un lavado de cara en los últimos años y no hay ya país en Europa que no haya conseguido atraer de este modo a los turistas hacia la pasión por los goles y por el fútbol. En España, el último en sufrir una transformación ha sido San Mamés en Bilbao que es el único de Europa con certificación LEED (Leadership in Energy and Environmental Design), el Allianz Arena de Munich que cambia de color dependiendo del equipo que juegue ese día, el Amsterdam Arena que fie el primero del mundo con techo retráctil, el Parque de los Príncipes de París cuyos cimientos originales se pusieron en el año 1897, el de do Dragao en Oporto que es tan cómodo que hasta sus butacas tienen posavasos, o el nuevo Juventus Stadium de Turín a los pies de los Alpes. Y a ti, ¿en qué estadio te gustaría sufrir una auténtica fiebre de goles?