Las 7 cabalgatas de Reyes más curiosas. ¿Preparados para la lluvia de caramelos?

¡Ya vienen los Reyes, por el arenal, ya le traen al niño, un rico pañal! ¡Ya vienen los Reyes, por el caminito! ¡Ya vienen los Reyes, por la carretera, y al niño le traen, dos o tres zambombas!… Si ni los villancicos se ponen de acuerdo, ¿cómo va a haber dos cabalgatas iguales? Las hay en las que los Reyes Magos llegan por tierra, mar o, incluso, aire; a caballo, en camello, andando y hasta esquiando, las hay muy frías y muy calurosas; tranquilas y bulliciosas; pero todas tienen algo en común, siempre les precede una intensa lluvia de… ¡Caramelos! Abríguense bien, guantes y bufanda, súbanse a lo más alto de las escaleras y, haga buen tiempo o malo, no olviden los paraguas. Esto, y mucha ilusión, es lo único que se necesita para iniciar este viaje por las cabalgatas más curiosas de España:

Cabalgata de Reyes - Madrid

Más que lluvia de caramelos lo que hay en Madrid es una… ¡auténtica tormenta! Más de 12 toneladas se lanzaron el año pasado y este año promete que no serán menos. Y es que sus cifras, y no sólo las de los caramelos asustan. En 2014, 31 carrozas, bandas musicales, majorettes, bomberos, espectáculos, circo, animación y 11.200 asientos que se quedaron escasos para el más del millón de asistentes. Por eso, desde la Plaza de San Juan de la Cruz (18:30) hasta la Plaza de Cibeles la llegada de los Reyes Magos a Madrid por el Paseo de la Castellana tiene esa estampa tan especial de escaleras y paraguas del revés. Y su finalización con un impresionante juego de luces y fuegos artificiales en el Ayuntamiento (21:00), la convierten en la cabalgata de Reyes más grande, vistosa y televisada de todo el mundo.

Cabalgata de Reyes - Alcoy2

Y aunque en Madrid se celebra desde 1928 no es, ni mucho menos, la más antigua. Este galardón lo comparten la ciudad de Barcelona y la de Alcoy (Alicante) que llevan recibiendo a los Reyes Magos con un desfile desde 1885. Precisamente en Alcoy, la fiesta comienza antes, el 4 de enero, que es el Día del Pregón, y el embajador real recorre las calles acompañado de mulas que transportan los buzones con las cartas de todos los niños. Le sigue la representación del Belén de Tirisiti, la de los pastorets y el pregón del Tío Piam, pero no es hasta la tarde del día 5 cuando los Reyes llegan a la ciudad. Y lo hacen en camellos hasta la Plaza de España para seguir a pie hasta el Pont de Sant Roc. 1.200 kilos de caramelos dejaron a su paso en 2014.

A Casavieja (Ávila), en plena Sierra de Gredos, llegan con menos caramelos pero con una compañía muy especial. Más de un centenar de zambomberos anuncian la llegada de sus Majestades de Oriente a golpe, lógicamente, de zambomba. Preparen tapones para los oídos porque el sonido en algunos momentos es especialmente intenso. Bajo esta sonora melodía los Reyes Magos partirán en sus carrozas seguidos por los niños del pueblo desde la Plaza de Los Tejares a las 18.00 para finalizar dos horas más tarde en el Ayuntamiento de la localidad. Dicen que se puede escuchar la algarabía desde Arenas de San Pedro, a 35 kilómetros, y es lo que la convierte en una de las cabalgatas más ruidosas y musicales del país.

Auto Sacramental - El Viso

Una de las actuaciones más tradicionales de los Reyes Magos se encuentra la que tiene lugar en El Viso (Córdoba). Allí, más de la mitad de los habitantes de la localidad participan en la representación de los tres actos del Auto Sacramental (La Majada, El Portal de Belén y El Castillo de Herodes) con una puesta en escena realmente espectacular. Pero sólo se celebra cada 4 años y ya no toca hasta enero de 2018. Hasta entonces se puede acudir a la que todos los años desde hace más de 50 se celebra en Santillana del Mar (Cantabria). 5 horas de espectáculo por las calles de la villa y también cuenta con 3 actos, comenzando con la Anunciación y culminando con una de las Cabalgatas de Reyes más solemnes.

Anguiano (La Rioja): En esta pequeña localidad riojana conocida por muchas de sus tradiciones como la que se celebra cada 22 de julio, festividad de Santa María Magdalena, cuando los mozos del pueblo se lanzan dando vueltas sobre zancos de 45 cm por la empinada cuesta de los danzadores, también tiene una de las cabalgatas más curiosas. La noche del 5 enero, desde un monte próximo, los Reyes Magos descienden hasta Anguiano a caballo junto a un enorme séquito de antorchas que dan luz al camino. Mientras los vecinos aguardan con sus chocolates calientes. La estampa es espectacular a orillas del río Najerilla y hace soñar a los más pequeños y recordar a los mayores.

Reyes magos en Cerler /foto HERALDO/

Para que ningún niño se quede sin su juguete, los Reyes Magos también viajan hasta las cumbres más altas de los Pirineos y, claro, se tienen que adaptar al clima. Allí, en las estaciones de esquí de Aragón y Cataluña tienen lugar las cabalgatas más frías y las más deportivas. ¿Por qué? Porque no hay mejor forma de llegar que esquiando o en quitanieves si se pone la cosa complicada. Sólo hay que tener en cuenta que en algunos lugares se les podrá ver por la noche repartiendo regalos y en otros ya por la mañana del 6 de enero relajándose en las pistas después de una dura noche de trabajo. Lo mejor para no perderse entre el maratón de actividades y la apretada agenda de los Reyes es visitar la web de cada una de las estaciones.

Cabalgata de Reyes - Barcelona

Si los Reyes Magos llegan a Anguiano a caballo y a los Pirineos esquiando, a las islas y a muchas ciudades costeras como Barcelona, que compite con la de Alcoy por ser la más antigua de España; Palma de Mallorca; Mahón o Las Palmas de Gran Canaria, lo hacen en barco. Y, sin duda, esta última, suele ser la cabalgata más calurosa de todas. Para el próximo 5 de enero a las 17.00, hora en la que se comenzará la cabalgata en la Plaza de Manuel Becerra, se esperan más de 18º y los que acudan a las 11.30 de ese mismo día a recibir a sus Mágicas Majestades al Muelle de Santa Catalina y a la Base Naval disfrutarán de una gran fiesta al aire libre a más de 20º.

Y tú, ¿cómo prefieres esperar la lluvia de caramelos que precede a la llegada de los Reyes Magos? ¿En un chiringuito de la playa a 20º, en las gélidas cumbres de los Pirineos, en una gigantesca representación teatral o viendo tranquilamente la cabalgata desde casa por televisión?