De ruta por Castilla y León durante la Semana Santa

Presume de ser la Semana Santa más grande del mundo. De hecho, es el eslogan con el que es promocionada a lo largo y ancho delante del globo terráqueo. No es para menos, ya que la región castellano y leonesa cuenta con hasta 22 celebraciones declaradas de interés turístico en el marco de esta fiesta religiosa. Y aún  hay más: ocho de estas celebraciones, las de Ávila, León, Medina del Campo, Medina de Rioseco, Palencia, Salamanca, Valladolid y Zamora, reciben la máxima calificación en este sentido: son de Interés Turístico Internacional, lo que la convierte en la autonomía española que más festividades de Semana Santa tiene con este rango. Unos días marcados por la sobriedad y la seriedad. Recorrer todas las demostraciones de pasión y fe que inundan desde las capitales hasta los más pequeños pueblos es tarea imposible, asī que hemos seleccionado, día por día, las más espectaculares, diferentes y llamativas procesiones de la comunidad. Comenzamos.

Miércoles Santo: Ávila y Arévalo

Esta ciudad, marcada siempre por  huella histórica de Santa Teresa de Jesús y  declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, alberga una de las procesiones más importantes de Castilla y León, que se celebra el Miércoles Santo: la del Cristo de las Batallas, que sale del convento de Mosén Rubí. La imagen titular es un pequeño busto del siglo XV que acompañó a los Reyes Católicos en sus campañas bélicas, de aquí su nombre. Antes habrá tenido lugar la procesión del Miserere que comienza a las doce de la noche del Martes Santo y se caracteriza por el profundo silencio que la preside. Cerca, en la localidad de Arévalo, tiene lugar una de las procesiones más bonitas de todas las que se celebra en la noche del Miércoles Santo. Se trata del desfile del Miserere, que recorre la antigua morería de la ciudad y que se inicia en la iglesia del Salvador.

Jueves Santo: Zamora

Luce con orgullo el recogimiento, el silencio y el sentimiento religioso que preside su espectacular Semana Santa, especialmente el que se vive en las procesiones nocturnas y de madrugada. Una de las que mayor impacto tiene entre los que acuden a conocer esta Semana Santa es la procesión del Cristo Yacente, que comienza  a las 23 horas del Jueves Santo, y se inspira en el entierro de un hombre pobre de un pueblo zamorano: el  cuerpo de Jesús está cubierto simplemente con un sudario, y es conducido al sepulcro en unas simples parihuelas, acompañado de sus vecinos -los cofrades- en un completo silencio, recorriendo las calles del casco antiguo y finalizando con el canto del Miserere en la Plaza de Viriato, uno de los momentos cumbres de la festividad.

zamora

Viernes Santo: Valladolid

Un verdadero museo al aire libre. La Semana Santa vallisoletana es una de las más importantes de España por la sobriedad de sus pasos y la acogida de sus vecinos, que la han convertido en un fuerte referente turístico de la región. El Viernes Santo es la fecha más esperada, una jornada que arranca en la Plaza Mayor con el Sermón de las Siete Palabras, con previo aviso de los cofrades a caballo por toda la ciudad. Por la tarde se desarrolla el gran momento de la festividad en la ciudad, con la Sagrada Pasión del Redentor, la procesión general. Participan todas( son 19) las cofradías de la Semana Santa de Valladolid y sus 32 pasos, y a través de ellas se puede revivir toda la Pasión de Jesucristo. Las mejores piezas de la escultura castellana, sobre todo de la Edad de Oro (S. XVII) con muchas de Gregorio Fernández.  La Cena con los Apóstoles, la Oración en el Huerto, el Prendimiento, el Ecce Homo, el Azotamiento, los Preparativos para la Crucifixión, las Siete Palabras de Cristo en la Cruz, con siete pasos, la muerte y el Descendimiento de la Cruz, son algunas de las obras que se pueden ver ese día.

35470_SD_0

Sábado Santo: León

Declarada Fiesta de Interés Turístico Internacional, la Semana Santa leonesa se remonta al siglo XVI. Un ritual en el que hay obras de Juan de Juni o Gregorio Fernández, y en el que las grandes protagonistas son sus dieciséis cofradías y hermandades y los «papones», apodo con el que se conoce a los cofrades. A media tarde del Sábado Santo tiene lugar la Procesión del Desenclavo. Del Colegio Leonés salen los tres pasos de la penitencial: el Cristo del Desenclavo, la Urna (vacía), y la Virgen del Desconsuelo. El torrente de túnicas púrpura y luto se desangra desde la Iglesia de Santa Marina hasta la Basílica de San Isidoro, donde, ante la Puerta del Perdón, se escenifica la Ceremonia del Desenclavo, recuperada por la Cofradía tras su fundación, en el año 1993.

18_semana_santa_el_encuentro

Domingo de Resurrección: Palencia

Palencia mantiene activas cuatro de las cofradías penitenciales más antiguas que se crearon en la Vieja Castilla a partir del Concilio de Trento, que han pervivido durante varios siglos. Y junto a ellas atesora tradiciones como el original “tararú” que identifica las paradas y reanudación del desfile a través del toque de trompeta y el coro de niños. La procesión del Rompimiento del Velo, organizada por la Cofradía de la Vera-Cruz, simboliza el reencuentro de la Virgen con Jesús tras su resurrección, aunque el Cristo se representa en forma de Santísimo Sacramento, que desfila bajo palio y cierra así los homenajes en Semana Santa.