6 extrañas celebraciones populares en Europa

Las fiestas y tradiciones populares son algo fantástico. Celebraciones que tienen lugar desde hace tantos años que a nadie se le ocurre cuestionar su utilidad o normalidad… hasta que llega alguien de fuera. “¿Que hacéis qué?”, pregunta fascinado y con los ojos muy abiertos el turista. A veces hay una explicación basada en una leyenda, otras hay incluso una razón histórica. La mayoría de las veces nadie tiene muy claro por qué se hace.

Europa está llena de celebraciones populares, a cuál más extraña. España, en particular, parece ser uno de los países con tradiciones más originales, aunque muchas a nosotros nos parezcan ya normales. Si vas a visitar algún punto de la Península, Portugal incluido, o Italia, y estás en las fechas adecuadas, alquila un coche y busca los pueblos responsables de estas extrañas celebraciones populares. Pasamos a enumerar algunas de ellas.

1. Batalla de las Naranjas (Ivrea, Italia)

Ivrea
Foto: FASierra

La batalla de comida más grande de Italia consiste en lanzarse naranjas unos a otros y no está muy claro cómo nació. La leyenda dice que es para celebrar la resistencia de los habitantes de la ciudad contra un tirano -que también hay varias versiones acerca de quién es-, iniciada por Violetta, la hija de un campesino que decapitó al malo cuando este iba a ejercer el derecho de pernada sobre ella la noche de su boda. No siempre se lanzaron naranjas: al principio se lanzaban gatos (!) o pelo, después la cosa evolucionó en manzanas y después naranjas (aunque deben importarlas desde Sicilia). Su celebración coincide con el carnaval.

2. La Tomatina (Buñol, Valencia)

La Tomatina
Foto: nedim.chaabene

¿Cómo sorprenderse ante lo de las naranjas cuando una de las fiestas populares españolas más famosas consiste en lanzar tomates? El último miércoles de agosto, en la localidad de Buñol, durante una hora, la plaza del Ayuntamiento se convierte en escenario de una batalla campal con tomates. La versión más fiable cuenta que todo empezó en 1949 con una pelea en la plaza durante las fiestas del pueblo. Casualmente, había un puesto de verduras…

3. Festa della Madonna Bruna (Matera, Italia)

Tras una procesión en la que se saca a la Virgen de la Bruna a recorrer el pueblo, y en la que todo es aparentemente normal, empieza el caos. Tras depositar la estatua de la virgen en la Catedral, el carro en el que había sido transportada, hecho de papel maché, es destruido por la gente. En teoría, si consigues un trozo de papel tendrás suerte durante ese año. Se celebra el 2 de julio.

4. Romaría Vikinga (Catoira, Pontevedra)

romariavikinga
Foto: MGM_Photos

Otra de esas extrañas fiestas que no nos queda tan lejos. Todos los años, el primer domingo de agosto, un barco vikingo desembarca en Catoira y sus tripulantes intentan tomar las Torres del Oeste, del siglo IX. Se inicia una batalla entre los habitantes de la villa y los invasores, que resulta normalmente en que todos los participantes acaban empapados de vino. Tiene, eso sí, una explicación histórica: Catoira desempeñó un papel fundamental en la defensa del tesoro de la Catedral de Santiago de Compostela, parando a los piratas normandos que llegaban del norte en el siglo IX dispuestos a llevárselo todo.

5. Carnaval de Ottana (Cerdeña, Italia)

Carnaval de Ottana
Foto: alizzze

No es un carnaval cualquiera. En Ottana las calles se llenan de inquietantes seres con piel de oveja y cabeza de toro, y hombres con máscaras deformadas y un saco como el que solían llevar los pastores. Los primeros son los Sos Boes y los segundos los Sos Merdules. Los pastores caminan cansados y se quejan, mientras que los animales parecen más alegres, aunque, de vez en cuando, se tiran al suelo como rebelión. Se celebra el 16 de enero y hay máscaras de otros animales.

6. El Colacho (Castillo de Murcia, Burgos)

El Colacho
Foto: Jtspotau

Esto se lleva la palma: aquí el Colacho, un hombre que representa al demonio, se dedica a saltar por encima de… ¡bebés! El domingo siguiente al día del Corpus, los vecinos del pueblo llenan la calle de colchones, sobre los que sitúan a los bebés nacidos ese año. Pero es bueno: se supone que ese salto libera a los niños del mal. Se celebra desde el siglo XVII.

¿Conocías estas tradiciones? ¿Qué otras celebraciones raras conoces que puedas compartir con nosotros?

En GoldCar | Red de oficinas España, Portugal, Italia