5 cosas en los alrededores de Atenas que verás si alquilas un coche

Grecia es uno de esos destinos de vacaciones clásicos. Cerramos los ojos y vemos playas en islas paradisíacas, ruinas de templos de hace varios siglos entre las que no podemos evitar imaginar a antiguos griegos paseando con sus túnicas y hablando de filosofía. Si bien el país mediterráneo no pasa por su mejor momento, sigue siendo un destino perfecto para pasar unos días desconectado y alejado de todo. Y no todo es Atenas y las islas, claro que no. Como todos los países del mundo (sí, ¡todos!), Grecia está llena de pequeños rincones y secretos alejados de las masas turísticas y que podrían ser tu nuevo lugar favorito en el mundo.

Si tu plan es estar por la capital, plantéate alquilar un coche para salir a explorar los alrededores y volver a casa con una idea más clara de lo que es Grecia. ¿No estás convencido? Continúa leyendo. Estas son 5 cosas en los alrededores de Atenas que verás si alquilas un coche. ¡Seguro que al acabar de verlas has cambiado de opinión!
 

1. Rafina

Foto: Sharon Mollerus
Foto: Sharon Mollerus

A solo 32 kilómetros del centro de Atenas, hacia el este, Rafina es el lugar perfecto para una escapada. Se trata de una pequeña ciudad costera y de tradición pesquera con muchos restaurantes en los que disfrutar de comida típica del mar (calamares, tiburón, marisco en general…) y en la que ir a la playa sin encontrarte con multitudes. Callejea por el centro y no te pierdas la iglesia de Agios Nicolaos, en uno de los puntos más altos de la ciudad.
 

2. Templo de Poseidón (Cabo Soúnio)

Foto: Erik Drost
Foto: Erik Drost

A unos 70 km de Atenas, el cabo Soúnio es uno de esos lugares imprescindibles que debes visitar si está por la zona. La silueta del Templo de Poseidón, del año 444 a. C., del que todavía se conserva la estructura con 15 columnas dóricas (de las 34 originales), era lo primero que veían muchos barcos al acercarse a Grecia. Es también un lugar muy popular para ver puestas de sol (no estarás solo, pero su belleza te hará olvidarte del resto de la gente).
 

3. Schinias

Schinias
Foto: George Terezakis

Es para muchos la playa más bonita de la provincia de Attica, por lo que vale la pena hacer esa escapada de 50 km y asomarse al mar por esta parte de la península. La playa está rodeada por un pinar que llega casi hasta el agua y los bares y restaurantes pesqueros de la zona sobreviven aunque no llegue ahí la electricidad. En temporada baja no hay casi nadie, pero el agua todavía está perfecta para el baño. Toda la zona de la playa, el bosque y los pantanos forma parte de un Parque Natural.
 

4. Marathon

Foto: mroach
Foto: mroach

Todos conocemos la Historia (y la distancia que separa a Atenas de Marathon), cómo un mensajero corrió de la pequeña ciudad a la capital para decir que la batalla había acabado y murió al llegar.  ¿Qué ofrece Marathon además de la curiosidad de estar en un lugar tan famoso? Un museo arqueológico lleno de tesoros, unos yacimientos circulares de tumbas prehistórica y, sobre todo, el lago. Se trata de un embalse que hasta 1956 fue la única fuente de abastecimiento de agua de Atenas, y la única presa del mundo cubierta con mármol blanco del Pentélico.
 

5. Braurón

Foto: Alun Salt
Foto: Alun Salt

Lo más importante aquí es el templo de Ártemis, del siglo V a.C. Fue lugar de culto desde antes de la construcción del templo y vivió su máximo esplendor entre los siglos VIII y IV. Quedan las ruinas de los cimientos que ayudan a hacerse una idea de la estructura y algunas columnas. Lo bueno es que está situado en un lugar tan bonito que hará que valga la pena el desplazamiento. Antes de entrar en el recinto del santuario verás también los restos de una basílica paleocristiana.

Foto de portada: Ronny Siegel