5 cosas que verás si alquilas un coche en Madeira

Madeira es uno de esos restos de la época colonial que ahora se han convertido en un destino de vacaciones atractivo, asequible y exótico. Las maravillas de la isla, situada en el océano Atlántico a unos 770 km hacia el sudoeste de Lisboa, llevan muchos años atrayendo a visitantes, entre los cuales se encuentra gente como la emperatriz Sissi o Winston Churchill. Si vas, no cometas el error de limitarte a Funchal, su capital, te perderías muchísimo de lo que hace a Madeira especial y espectacular. Alquilar un coche es casi imprescindible. Si te puedes mover por sus carreteras, podrás explorarla bien y ver cosas como las siguientes.

1. Punta de San Lorenzo

Punta de San Lorenzo
Foto: Allie_Caulfield

Se trata del extremo oriental de Madeira, un brazo rocoso casi sin vegetación, de 8 kilómetros de longitud, que se adentra en el océano dando lugar a acantilados impresionantes. Existe una ruta que se puede hacer a pie (los coches no pueden entrar) y que te llevará hasta más o menos la mitad de la punta. Son unos 7 kilómetros de ida y vuelta muy recomendables.

2. Cabo Girão

Cabo Girão
Foto: Javi Carretero

Pero si quieres acantilados de esos que dejan sin respiración, Cabo Girão es otro de los lugares que debes pisar. Un acantilado muy escarpado en forma de diamante, de entre 560 y 589 metros de altura sobre el mar (es uno de los más altos de Europa). Fue siempre uno de los puntos más populares de la isla, mucho más ahora que se ha construido una impresionante plataforma con suelo de cristal para sentir que solo hay agua bajo tus pies. Solo apto para gente sin vértigo.

3. Santana

Santana
Foto: Jean & Nathalie

Este pueblecillo del norte de la isla, con sus 8.000 habitantes, te dejará con la boca abierta gracias a sus casitas tradicionales con techo de caña, pero no te quedes ahí. La naturaleza es también importante: todo el concejo de Santana ha sido declarado Reserva Mundial de la Biosfera y su bosque de laurisilva es Patrimonio Universal.

4. Porto Moniz

Porto Moniz
Foto: Feliciano Guimarães

En el noroeste de la isla, Porto Moniz es un antiguo enclave ballenero, famoso por sus piscinas naturales formadas por lava volcánica, en las que el mar entra libremente. El agua cristalina hace que solo verlas sea ya bastante especial, pero lo ideal, claro es animarse y darse un baño.

5. Curral das Freiras

curral-freiras

Significa “corral de las monjas” y es un valle situado en el interior de la isla, rodeado y separado del resto por montañas y acantilados. Es el lugar en el que se refugiaron las monjas del convento de Santa Clara en 1566 cuando los piratas atacaron Funchal. La parte de “corral” viene de antes, cuando durante los primeros días de la colonización portuguesa la zona se convirtió por sus pastos en el lugar al que los pastores llevaban sus ovejas y cabras. Visitarlo es sentirse en una especie de agujero rodeado de naturaleza.

Ir a Madeira y perderte estas cosas sería una pena, ¿no?

En On Gold Road, otras rutas en coche:

El Portugal más playero: de Lisboa a Faro por la costa
Descubriendo Cerdeña en coche: ruta por la costa oeste
Pasando de la Mafia: ruta en coche por Sicilia
La Costa del Sol que descubrirás en coche
Descubriendo el Norte de Gran Canaria en coche
Malta en coche: una isla para descubrir

Foto portada | Mathieu Dessus