6 secretos para redescubrir Mallorca

Estos son 6 secretos de Mallorca, a tu alcance si alquilas un coche.

1. Cala Banyalbufar
banyalbufar

Foto: G.e.o.r.g.e

La Calas Banyalbufar, en plena Sierra de la Tramuntana es especial por la cascada que descarga su agua sobre la arena, una ducha natural de agua dulce perfecta para refrescarse de vez en cuando. El coche tendrás que dejarlo en un pequeño parking que hay en el descenso empinado a la playa y hacer el resto andando. Eso sí, valdrá la pena.

2. Castillo de Bellver
Castillo de Bellver

Foto: Cristian Bortes
Situado en una colina al sur de Palma de Mallorca, lo primero que debes hacer nada más llegar al castillo es disfrutar de las vistas. Bellver significa “bella vista” por algo: verás la Bahía de Palma, toda la ciudad y la Sierra de Tramuntana. En cuanto al castillo, se trata del único castillo con planta circular de España (y uno de los pocos de Europa), de estilo gótico mallorquín, construido en el siglo XIV.

3. Port des Canonge
Port des Canonge

Foto: LIMA58
En el municipio de Banyalbufar, a Port des Canonge llegarás solo tras aventurarte por seis kilómetros de curvas muy cerradas. ¿Qué te espera al final? Un pequeño puerto de pescadores con su playita, las pequeñas embarcaciones y algunas casas de veraneo. La playa es de arena rojiza y de rocas. Cuando el mar está agitado todo cobra un aspecto más romántico. Si te apetece caminar, puedes hacerlo por el bosque e ir de esta playa a la de Banyalbufar.

 

4. Avenc de Son Pou
Avenc de Son Pou

Foto: gnosne
Esta cueva es una especie de maravilla geológica que fue refugio literario de los poetas de la Escola Mallorquina, que venían aquí buscando romanticismo y la intimidad de la naturaleza. Se trata de una cueva de unos 150 metros de largo por 70 de ancho, situada en el interior de una montaña hueca. Así, un gran agujero en la parte superior permite la entrada de la luz. ¿El problema? Demasiada gente ha descubierto este secreto y la intimidad inspiradora es ya difícil de encontrar.

5. Cala de Llucalcari
Llucalcari

Foto: Marga Carrió
Otra calita de aguas claras en la que darse un chapuzón. Está cerca de Deià, en la Sierra de Tramuntana, y está dividida en dos zonas, una de rocas y otra de grava. En esta última, gracias a un canal de agua de la montaña, se forman charcos de barro con la tierra arcillosa. Es imprescindible darse un baño en ellos, untándose bien la piel con el barro, que dicen que tiene propiedades terapéuticas.
Foto de portada: Andrés Nieto Porras