dulces de carnaval

Los dulces de carnaval que mejor se disfrazan

Aunque aún no te hayas quitado el empacho de la Navidad con sus turrones, mazapanes y todas sus dulces especialidades es hora de ir haciendo hueco en el estómago porque llegan los dulces de Carnaval. La fiesta de la alegría, el color, la diversión a raudales, el humor, y también de los postres.

Hay tantos para elegir que es casi imposible probarlos todos. Tortillas, corrusquillos, tortas, tanguillos, perronillas, orejuelas, leche frita huesillos, filloas y, por supuesto, el más delicado de todos, las flores fritas pero aún hay muchas más. ¿Se te está haciendo ya la boca agua? Pues estos son los postres y dulces que mejor se disfrazan por carnaval. De eso va la fiesta, ¿no? De aparentar lo que no se es durante unos días antes de que empiece la Cuaresma.

Los dulces de Carnaval que te harán la boca agua

Aunque lo puedan parecer no son torrijas. Esas se servirán unos cuarenta días después durante la Semana Santa. ¿Se habrán disfrazado para tener otra apariencia? Son las famosas tortillas de carnaval.

Los ingredientes más o menos son los mismos pero las diferencias son más que notables y no hay más que probar una para darse cuenta. Huevos, mucho azúcar, leche, canela, ralladura de limón, un chorrito de anís, una cucharadita de matalauva y ¿dónde está el pan duro? No lo busques porque no lo encontrarás.

Las también conocidas como torrijas canarias se elaboran como una masa que se fríe en aceite muy muy caliente para dorarlas y cubrirlas justo después con azúcar. Simplemente, deliciosas porque a la hora de preparar la masa se suele incluir calabaza cocida para que tengan ese sabor tan especial. Parecen torrijas, se llaman así, pero no lo son, y saben a calabaza. ¡Tan irresistibles como los carnavales de Gran Canaria!

dulces de carnaval

Precisamente, del pan que tampoco lleva entre sus ingredientes le viene el nombre a los corrusquillos que como todo el mundo sabe, son dulces de Carnaval que se hacen con  los trozos de los extremos del pan que muy horneado ha queda crujiente.

Pues así se llama a uno de los dulces más típicos de los carnavales más populares de la Península, los de Cádiz. Allí, si se preguntas a cualquiera qué es un corrusquillo gaditano te dirán que es el nombre de una de las comparsas de carnaval más populares de los años 60.

De ahí, precisamente, le viene la fama a unas pastas de masa dura y muy crujiente que tiene aroma y sabe a avellanas. Sus ingredientes son casi tan secretos como la inspiración que encuentran en la ciudad para escribir las letras de sus divertidas chirigotas.

También se pueden encontrar en muchos obradores las conocidas como tortas de carnaval de almendra y ajonjolí o los Tanguillos con cabello de ángel, canela y piñones. ¡Su sabor no es ninguna broma!

dulces de carnaval

Si los carnavales de Las Palmas de Gran Canaria pueden ser los más animados de España y los de Cádiz los más divertidos, sin duda, los de Ciudad Rodrigo en Salamanca son los más antiguos de todos y tantos años de celebración han dado lugar a un buen número de delicias gastronómicas, especialmente de repostería.

Así, durante el Carnaval del Toro las favoritas son las Perronillas. Pastas de masa seca, horneadas, recubiertas de azúcar y decoradas con algún fruto seco.

Se deshacen en la boca al comerlas. Sin embargo, a lo largo y ancho de Castilla y León se elaboran otros muchos dulces para acompañar a la fiesta y a la diversión como las mundialmente conocidas Orejuelas y Hojuelas, la leche frita en Palencia, los huesillos de Ávila o Peñaranda de Bracamonte y, por supuesto, las flores de carnaval ya en zonas de Zamora más próximas a Galicia que, probablemente, es la receta más difícil de elaborar y, también, la más vistosa.

dulces de carnaval

De las más difíciles de elaborar por la ligereza de la masa, muy fina y crujiente y por las complicadas formas que, a veces, adquieren. Mucha paciencia y un molde caliente es lo más importante para prepararlas.

Luego sólo hay que añadir azúcar a la masa y listas para disfrutar junto a una bebida caliente. Por cierto, ¿te has fijado que todos estos dulces son perfectos para acompañar a un café para entrar en calor durante el mes de febrero en el que se celebra el carnaval?

Lo mismo sucede con las filloas dulces, muy típicas también en Galicia, León y Asturias. Toritas elaboradas con harina, agua, leche y huevos que se sirven aún calientes rellenas de membrillo, crema de castañas, nata o chocolate.

Y en el resto de Europa, ¿con qué dulces celebran el carnaval? En los países en los que más arraiga está más arraigada esta festividad tienen una gran variedad y, la verdad, es que están para chuparse los dedos empezando por Italia. En concreto, en Venecia, se relamen pensando en sus Fritelle.

Parecidos a nuestros buñuelos pero, en lugar de estar rellenos con crema, nata o cabello de ángel, a la masa le incorporan pasas de Corinto, limón y pedacitos de manzana. Por la ciudad de los canales también se puede ver estos días en los escaparates de las pastelerías los llamados Galani. Rectángulos crujientes de  hojaldre que se sirven con crema de chocolate o de vainilla. Simplemente deliciosos.

Mientras en Alemania se mueren por disfrutar de los Berliner Pfannkuchen. Muy similares a los donuts pero sin agujero para que no se escape el relleno de mermelada de fresa o de ciruela. En Francia por el contrario, lo normal es disfrazar frutas en una masa que posteriormente se fríe y se cubre de azúcar. Lo llaman Beignet. Y a ti, ¿cuál de estos dulces de carnaval te gustaría probar? ¿Conoces otros?