Inspiración viajera: las mejores road movies españolas

Imagina una carretera. ¿Cómo es? ¿Larga y recta con llanuras a ambos lados? ¿Sinuosa y entre las montañas? Y, en tu cabeza, ¿la imagen es estática o está en movimiento? Posiblemente se mueva, te haga avanzar y ver pasar los árboles, los postes de la carretera. Ves el horizonte al fondo y quizá hasta le hayas añadido una banda sonora a todo. Admítelo: hay una clara influencia cinematográfica en tu imaginación y es totalmente normal. ¿Quién no ha visto nunca una road movie, una de esas películas con un viaje en coche en su columna vertebral? Lo mejor de todo es que además puedes recrearlas fácilmente: alquila un coche y lánzate a recorrer esas carreteras que inspiraron a directores de cine. Y ni siquiera tienes que ir muy lejos, estas son 7 road movies españolas:

1. Carreteras secundarias (1997)

Un padre (Antonio Resines) y su hijo adolescente (Fernando Ramallo), que viven en plena mudanza (viviendo en apartamentos costeros en temporada baja), abandonan la costa y recorren las carreteras secundarias de Lérida, Zaragoza y Vitoria. La película está ambientada en 1974 y todo parece bastante desolador -eso es lo que quieren transmitir -, pero es fácil apreciar la belleza del entorno e imaginarse, como ellos, haciendo el viaje. Puedes recrearlo alquilando un coche en Barcelona y conduciendo primero hasta Roses, que es donde empieza la película, y después siguiendo sus pasos hacia el interior atravesando Cataluña, la provincia de Zaragoza, y hasta llegar a Vitoria.

2. Vivir es fácil con los ojos cerrados (2013)

¿Prefieres ir al sur, a los paisajes de western de Almería que inspiraron a John Lennon a escribir algunas de sus mejores canciones? Podrías ver alguna de las películas americanas rodadas ahí, o simplemente ver este largometraje de David Trueba y acompañar a sus protagonistas desde Albacete a Almería, en un road trip que tiene como objetivo conocer al beatle. Alquila un coche en Valencia y dirígete hacia el interior, a Albacete, y de ahí pon rumbo al sur. ¡Atravesarás paisajes dignos del lejano oeste!

3. Los años bárbaros (1998)

Ernesto Alterio y Jordi Mollà se pusieron a las órdenes de Fernando Colomo, para rodar esta road movie que narra la huida de dos jóvenes anti-franquistas de un campo de trabajo en el Valle de los Caídos, hasta cruzar la frontera a Francia, acompañados por dos americanas que los ayudan en su fuga. La fotografía aquí es una vez más preciosa e inspiradora para alquilar ese coche en Madrid y ponerse rumbo a Barcelona… por carreteras secundarias.

4. Hola, ¿estás sola? (1995)

Los años 90 fueron una gran década para las road movies españolas. Esta película, que supuso el debut de Icíar Bollaín como directora y que llevó a Candela Peña a la fama, sigue a dos chicas de veinte años que inician un viaje desde su Valladolid natal hasta la Costa del Sol (vía Madrid) para encontrar a la madre de una de ellas. Puedes alquilar un coche en Madrid e iniciar el camino hacia la Costa del Sol directamente ahí; o puedes hacer el camino inverso, alquilar un coche en Málaga y subir hasta Valladolid.

5. El puente (1977)

¿Alfredo Landa en camino hacia Torremolinos? Nuestras cabezas se llenan de prejuicios de forma casi instantánea: habrá suecas en la playa y chascarrillos de esos que tanto mal han hecho a la reputación del cine español. Pero esta película, dirigida por Juan Antonio Bardem, es bien distinta: hay mucha crítica social y, tras ese viaje de 60 horas en moto, desde Madrid hasta la playa, al final vemos que esta está desierta. Te costará hacer ese recorrido tardando tanto tiempo, pero no olvides parar en algunas de las localidades que vemos mejor en la película: Ocaña, Tembleque, Santa Cruz de Mudela…

6. Airbag (1997)

¡Basta de tanto sur! ¿No hay road movies por el norte? Esta es un ejemplo, aunque quizá realizar una recreación fiel de los lugares que visitan no sea lo más adecuado. Puedes, no obstante, usar la película como excusa para hacer un viaje por las carreteras de Navarra (hay escenas rodadas en el Parque Natural de las Bardenas Reales), País Vasco y Cantabria. Puedes empezar alquilando un coche en Pamplona y continuando hacia el oeste.

7. Días de agosto (2006)

Verás esta película y lo siguiente que harás será empezar a organizar una excursión por toda la zona del Delta del Ebro. Sus protagonistas hacen el viaje para relajarse y olvidar el día a día (además de para encontrar sus raíces familiares) y tú querrás también emularlos. Puedes alquilar un coche en Reus y conducir hacia el sur hasta llegar a la zona en la que desemboca el río Ebro. Tendrás playas, un interior de paisajes llenos de agua casi irreales y esa sensación de relajación que buscabas.

¿Harás alguno de estos viajes?