Descubriendo Cerdeña en coche: ruta por la costa oeste

La isla italiana por excelencia es Sicilia, lo que deja muchas veces a Cerdeña en el olvido. Gran error. La isla, más cercana a la costa de Túnez que a la de Italia (y pegadita a Córcega), es un lugar lleno de paisajes increíbles, playas grandes y calitas encantadoras, y mucha historia y cultura por descubrir. Podrías confiar en el transporte público, que funciona sorprendentemente bien, para recorrerla, pero ya sabemos que al final lo mejor es siempre contar con la libertad que nos proporciona un coche. Las carreteras de Cerdeña están en muy buen estado, pero debes ir preparado para conducir por mil curvas.

Empieza la ruta en Cagliari, capital de la isla, donde puedes coger el coche ya en el aeropuerto. La ciudad es pequeñita, pero llena de historia mediterránea: por ahí pasaron los fenicios, cartagineses, romanos, catalanes, aragoneses y españoles, y todo ese legado histórico y cultural es bastante visible al visitarla. Es imprescindible ver el castillo, situado en una colina, la Catedral de Santa María, callejear por el casco antiguo y pasear por la zona de la Marina.

Cagliari
Catedral de Santa María en Cagliari. Foto: Filippo N.

Si tienes tiempo, antes de continuar con la ruta hacia el oeste, puedes ir un poco más hacia el sur para ver el cabo de Pula y probar sus playas, y visitar también las ruinas cartaginesas de Nora, del siglo VIII a.C. Con esto visto, ya puedes emprender el camino hacia Iglesias, un pueblo que todavía conserva algo de su casco histórico. En su plaza central te encontrarás con la Catedral de Santa Chiara, del siglo XIII, con añadidos del gótico catalán y otros estilos que se fueron sumando con el paso del tiempo.

Iglesias
Iglesias. Foto: Martijn ten Napel

Tras la parada en Iglesias, coge la tortuosa SS126 para ver el Templo de Antas. Situado en el valle del mismo nombre, se trata de las ruinas de un templo construido por los romanos para conmemorar al dios Sardus Pater Babai: se conservan algunas columnas y la escalinata, pero está en un sitio tan bonito que vale la pena hacer la parada. Si tienes tiempo, puedes aprovechar para hacer alguna ruta de senderismo a través del bosque hasta llegar a las grutas.

Templo de Antas
Templo de Antas. Foto: Ana María Curto

Continuado por la SS126 hacia el norte, cambiando a la SS131 en Mogoro, sigue hasta llegar a Oristano, un pueblo interesante sobre todo si vas en época de Carnaval. No obstante, vale también la pena en cualquier otro momento del año para ver la Torre di San Cristoforo, de 1291, la Catedral de Santa María, de 1130, y la iglesia de Santa Chiara, de 1428. Se trata de una localidad llena de vida, así que no dejes de callejear por el centro y visitar sus numerosos cafés y tiendas.

Desde Oristano, coge la S292 para seguir yendo hacia el norte, haciendo escala en Bosa. Situado en la costa, justo donde desemboca el río Temo, este pueblo pesquero nació alrededor del IX a.C. y vio sus mejores días durante la Edad Media. Piérdete por las callejuelas del casco histórico y sube hasta el castillo de Serravalle (siglo XII). Las vistas desde lo alto de la colina no tienen desperdicio.

Bosa
Bosa. Foto: David Blaikie

De Bosa continúa hasta Alguero disfrutando de uno de los tramos más bonitos de carretera (querrás parar para hacer fotos todo el rato). Al llegar sentirás que, en vez de en Italia, estás en algún lugar de Cataluña: los catalanes invadieron la ciudad hace siglos y su influencia se nota hasta en los rótulos de las calles, escritas en catalán, idioma que puede que hasta escuches por sus calles. Es también la ciudad más bonita y turística de Cerdeña, así que dedícale tiempo a su casco antiguo medieval, a contemplar las vistas al mar y al cabo de Caccia.

Alguero
Alguero. Foto: Piermario

Para terminar, puedes mantener la base en Alguero, sigue hacia el norte para visitar la península de Stintino. La zona es muy turística, pero si buscas bien puedes todavía encontrar alguna playa desierta, donde disfrutar de sus aguas cristalinas tú solo.

Stintino
Stintino. Foto: Nature And

Y después de todas estas pistas, ¿te gustaría recorrer Cerdeña en coche?

En On Gold Road, otras rutas en coche:

Malta en coche: una isla para descubrir
El Portugal más playero: de Lisboa a Faro por la costa
Pasando de la Mafia: ruta en coche por Sicilia
La Costa del Sol que descubrirás en coche
Descubriendo el Norte de Gran Canaria en coche

Foto portada | yoyental