Qué hacer en Lisboa en dos días

Con el buen tiempo cada vez apetece más hacer una escapada de fin de semana y Lisboa es el destino perfecto.

Por eso, desde Goldcar te proponemos un montón de planes para conocer Lisboa en dos días.

La capital portuguesa tiene mucho que ofrecer, así que prepara la mochila y unas buenas zapatillas de deporte para recorrer sus estrechas y empinadas callejuelas.

Primer día en Lisboa.

Recorre el centro de Lisboa: la plaza del Comercio, la Rua Augusta, sube al Arco del Triunfo. De esta forma te llevarás una primera impresión de la ciudad. Además de lo típico, esto es lo que te proponemos:

  • Aprende sobre la historia de Lisboa en el Lisbon Story Center: aunque no seas un gran fan ni de la historia ni de los museos, esta debería ser una de tus primeras paradas en Lisboa para entender la ciudad. Te lo explicarán todo sobre su pasado como ciudad de mercaderes y entenderás por qué la Plaza del Comercio era antiguamente la puerta de la ciudad.

Además, en el museo también hablan del terremoto que dejó la ciudad en ruinas en 1755. Pocos edificios sobrevivieron al terremoto así que muchas de las construcciones son posteriores a esa fecha.

  • Haz una parada técnica para probar un plato de bacalao: Puedes probar el bacalao en conserva de Sol e Pesca, una pequeña tiendecita que antiguamente era un establecimiento de productos para pescar. En la Loja das Conservas podrás comprar latas de conservas y hacer un pequeño picnic frente al Tajo. También puedes probar las recetas más tradicionales de bacalao, como el Bacalao a Bras, por ejemplo.

Dedica la tarde a conocer el Barrio de Belém y sus tres imprescindibles:

  • Admira el Tajo desde la Torre de Belém, una torre de defensa en estilo Manuelino, un estilo arquitectónico portugués. Este es de los pocos edificios que aguantó los azotes del terremoto de 1755.

Aunque originalmente era una torre de defensa, también se ha utilizado como centro aduanero por el lugar que ocupa en la desembocadura del Tajo.

  • Visita el interior del Monasterio de los Jerónimos, otro de los caprichos de estilo Manuelino. Un edificio que te va a dejar con la boca abierta lo mires por donde lo mires. Se construyó para honrar el regreso de la India del explorador portugués Vasco da Gama.
  • Y lo que es más importante, ponte fino a Pastéis de Belém. Estos tradicionales pastelitos están hechos de hojaldre y crema. En la Casa Pastéis de Belém tienen una receta que es como la de la Coca-Cola, ¡solo un círculo muy pequeño de personas conoce el secreto!

Antes de finalizar el día tenemos una recomendación especial para ti: coge tu coche de alquiler en Lisboa y ve hasta la Boca del Infierno en Cascais. Disfrutarás de una de las mejores puestas de sol de Portugal.

 

Segundo día en Lisboa

¡Levántate prontito porque todavía te falta hacer la mitad de los planes que hacer en Lisboa en dos días! Esta es nuestra propuesta:

  • Coge el tranvía 28 a primera hora de la mañana, cuando todavía no hay muchos turistas. Este tranvía recorre los principales puntos turísticos del centro de la ciudad. Está muy bien si viajas a Lisboa en dos días para conocer la ciudad de forma más rápida.
  • Pasea por el barrio de Alfama, uno de los barrios con más encanto de Lisboa.
  • Sube al Castillo de San Jorge y disfruta de las que posiblemente sean las mejores vistas de la ciudad.

Por la tarde, te damos dos propuestas para que tu elijas:

  • Conoce el Parque de las Naciones, un barrio más moderno construido para la Exposición Mundial de 1998. Desde este barrio también se puede ver el Puente Vasco da Gama, el puente colgante más largo de Europa.
  • Escápate a la Costa da Caparica y disfruta del sol y la playa. Hay varias formas de llegar pero nosotros te recomendamos que viajes a tu aire con tu coche de alquiler. Para llegar, además, tendrás que cruzar el Puente 25 de abril que tanto recuerda al Golden Gate de San Francisco.

 

Recuerda que en nuestra web encontrarás los mejores precios para alquilar un coche en Lisboa y poder conocer la ciudad y los alrededores a tu aire.