TOULOUSE: 4 lugares que no te puedes perder…

También conocida como Ciutat Mondina, Toulouse es una ciudad situada al sur de Francia y es la cuarta del país en población.

Te recomendamos 4 lugares para visitar en Toulouse:

1. BASÍLICA DE SAN SERNÍN

toulouse-basilica-san-sernin

Es la segunda iglesia románica más grande Francia. Empezaron a construirla en el año 250 en el lugar de la tumba del obispo de Toulouse, San Sernín. La basílica sufrío numerosas modificaciones y reconstrucciones a lo largo de los siglos hasta la última que fue en el S.XX.

Es una de las peregrinaciones construidas a lo largo del camino de Santiago. Numerosos peregrinos la visitan cada año y se sorprenden de su historia y arquitectura.

2. JARDÍN JAPONÉS

toulouse-jardin-japones

Es un jardín situado en el corazón de Toulouse. Si buscas un sitio tranquilo y sereno en el que dar un paseo para relajarse, éste es el lugar adecuado. En cualquier época del año, disfrutarás de la tranquilidad que no se encuentra en la ciudad y descubrirás rincones realmente preciosos.

Está muy bien cuidado y limpio. La decoración es fenomenal y te encontrarás inesperadamente con detalles como el jardín de grava o el puente rojo que serán regalos para tu vista.

3. PLAZA DEL CAPITOLIO

toulouse-plaza-capitolio

La Plaza del Capitolio, o Place du Capitole, es una visita obligada si estás en Toulouse. Es una gran plaza por su tamaño y por la vida que hay en ella. Cuenta con múltiples terrazas de cafeterías y cervecerías donde podrás para a relajarte después de un día intenso de turismo. Es una plaza muy animada donde, casi cada día, encontrarás exposiciones, espectáculos o mercados diarios.

Es un precioso lugar y, probablemente, el lugar más visitado de Toulouse ya que se encuentra en pleno centro de la ciudad. A partir de esta plaza, todo te quedará cerca: tiendas, principales monumentos, restaurantes…

4. CONVENTO DE LOS JACOBINOS

toulouse-convento-jacobinos

El Convento de los Jacobinos es una auténtica joya que se compone de una gran iglesia de estilo gótico, un claustro, una sala capilar con comedor y una pequeña capilla. Te recomendamos que la visites cuando haya luz para poder disfrutar del ambiente que proporciona el color de sus altas columnas y las vidrieras. Puede que su exterior austero te engañe, pero el interior es totalmente brillando y luminoso.

En el centro de la iglesia está la tumba de Santo Tomás de Aquino.