De Gandía a Alzira: la ruta dels monestirs en Valencia

Viaja a la Edad Media por tierras de monasterios y de cruzadas. Escucha del silencio de los claustros y los huertos, y sobrecógete con el atronador sonido de los campanarios. Siente el tacto de cada piedra, de su historia y aprende el legado de cada uno de sus muros. Respira la magia de cada uno de sus rincones, el aroma del incienso y la atmosfera de las velas. Disfruta de sus cocinas en las que potajes de cuaresma se mezclan con dulces de recetas ancestrales. ¿Nublado en Gandía, Denia o Benidorm? ¡Ya tienes un plan alternativo a la playa!

El paso del pobre, como también es conocida la Ruta de los Monasterios, ya en parte que transcurre por esta senda histórica de origen medieval, por cañadas y vías pecuarias, caminos rurales y vías verdes durante los 90 kilómetros que separan Gandía de Alzira, fue concebida como camino a pie (GR-236) pero es posible realizarla en coche en un sola jornada.

Tiempo suficiente para visitar, saliendo de la localidad costera, el Monasterio de San Jeroní de Cotalba (Alfauir), el Convento del Corpus Christi (Llutxent), el Monasterio de Santa María de Valldigna (Simat), el Monasterio y Convento de Aguas Vivas (Carcaixent), Monasterio de la Santa María de La Murta (Alzira), y aún poder disfrutar del paisaje de las comarcas del interior de Valencia, de sus pueblos, de su cultura y, por supuesto, también de su rica gastronomía en la que arroces, carnes de caza y productos de huerta harán del viaje una experiencia completa.

Monasterio de San Jeroní de Cotalba

Sin acomodarse mucho en el coche, el primer alto en el camino, es el Monasterio de San Jeroní de Cotalba (Alfauir) que se levanta en un altozano a tan sólo 8 kilómetros de Gandía. Fundado en el año 1338 por el primer Duque de Gandia, Alfonso de Aragón “el Viejo”, es muy valorado por la gran cantidad de estilos que combina: Desde una torre gótica a un claustro mudéjar o una antigua iglesia con capilla barroca. Dentro del complejo también destacan la Sala Capitular, el patio de los naranjos, un poblado morisco, los jardines románticos y… ¡hasta un acueducto!

Convento del Corpus Christi

Seguimos el camino en dirección al Convento del Corpus Christi (Lluntxent). Hay quien prefiere iniciar la ruta en este punto pero, sea como sea, llegados a este Monasterio hay que saber que sus orígenes se remontan al siglo XIII cuando se eligió este lugar para situar una pequeña ermita y que su construcción está vinculada al Milagro de los Corporales. Posteriores ampliaciones hacen del lugar también una combinación interesante de estilos que van del Gótico al Barroco. Su mayor señal de identidad es un gran claustro cuadrado en torno al cual gira toda la edificación, muy del gusto de los monjes dominicos.

Rec_Santa María de Valldigna_3_NostraValencia

Ahora ya sí, tomando dirección a Alzira por la CV675, pasaremos por Marxuquera, La Drova y Barx hasta divisar el Monasterio de Santa María de Valldigna (Simat). No es mucha distancia, pero puede ser un tramo complicado para la conducción. Allí, todo parece sacado del cine con sus arquerías góticas abiertas a un cielo limpio y azul, y sus arcos que dejan ver altas torres.

Su fundador fue Jaime II el Justo, a finales del s.XIII, para la orden cisterciense. De los restos que aún quedan en pie, y que le dan este aspecto tan singular, se aprecia la construcción original de estilo gótico. Tras sufrir varios terremotos en los años 1396 y 1644 se introducen nuevos elementos hasta el XVIII, barrocos, reconocibles especialmente en la capilla de la Mare de Déu de Gràcia.

Monasterio y Convento de Aguas Vivas

Siguiente parada, el Monasterio y Convento de Aguas Vivas (Carcaixent). Lugar de culto y custodia de la imagen de la Virgen de Aguas Vivas, patrona de la ciudad, y también de residencia de la Orden de los Agustinos. Su origen es también del s.XIII aunque el edificio principal no se comenzó a construir hasta 300 años después para finalizarse en el s.XVII. Desde el claustro se articula el monumental edificio de cinco plantas, al Sur se encuentra la iglesia, en la que la sillería gótica se combina con la plateresca, y al Norte la granja. En la actualidad es propiedad de un empresario hostelero que lo utiliza con fines comerciales.

Monasterio de Santa María de La Murta

Ya muy cerca de Alzira, tras andar un poco menos de 2 km. por una agradable senda forestal, se encuentran las impresionantes ruinas del Monasterio de Santa María  de La Murta que perteneció a una Fundación Jerónima  de mediados del s.XIV. De entre todas las estructuras arquitectónicas que lo forman y que giran en torno a la iglesia desacatan la Torre de los Palomos de apariencia sólida y de carácter defensivo y el portal de estilo renacentista. Del resto, sólo permanecen en pie: algunas paredes del templo, unos pocos arcos interiores de medio punto, y la pila bautismal de origen medieval.

¿Te animas a hacer este paseo por el culto y la cultura en tus próximas vacaciones en Valencia?

Fotos | Valencia Terra i Mar| Nostra Valencia