Dubrovnik para quien no haya visto Juego de Tronos

(Y también para los que sí) Aviso: este post puede contener spoilers para quienes decidan ver la serie después de visitar la ciudad. Dubrovnik, Ragusa, la perla del Adriático, son algunos de los nombres que recibe la bella ciudad de Croacia y, desde hace unos años, es también Desembarco del Rey, capital de los siete Reinos, centro de su actividad política en las novelas de George RR Martin llevada a la pequeña pantalla por HBO. Por sus calles corren las traiciones, los secretos, el poder, y las conspiraciones y así ha sido desde al menos el s.VII por su privilegiada ubicación en el Adriático frente a la costa de Italia. Sin embargo, lo que se olvidaron de contar en la ficción es que es una ciudad alegre, lleva de vida y sol, junto a las aguas turquesas de un mar que se puede saborear en cada plato. Por supuesto, que uno de los atractivos, y uno de sus principales reclamos turísticos, es revivir este particular Juego de Tronos, pero en el Desembarco del Rey que se pude visitar hay mucho más que descubrir. ¿Quieres conocerlo? Fort Lovrijenac - Dubrovnik's Gibraltar (Dubrovnik, Croatia)

Curiosamente, el corazón de Desembarco del Rey no se encuentra ni dentro de sus murallas ni en el centro de la ciudad. La Fortaleza Roja en torno a la cual gira toda la acción en la capital de los Siete Reinos se encuentra a las orillas del Adriático y se llama Lovrijenac, también conocido como el Gibraltar de Dubrovnik porque se encuentra en una pequeña bahía y en lo más alto de un acantilado de 37 metros de altura se encuentra su formidable construcción de piedra. Residencia de reyes, sus paredes esconden poder, muchos secretos, aún más traiciones, pactos incumplidos, promesas rotas, extrañas alianzas  y más de una batalla. A su entrada, cosas del destino, hay una inscripción que dice “La libertad no se vende ni por todo el oro del mundo” que bien podría ser un guiño a los Lannister, sus últimos residentes conocidos… pese a los esfuerzos de Stannis Baratheon durante la batalla naval de Blackwater. Por cierto, ni un solo naufragio de los navíos quemados por el fuego valyrio se puede encontrar allí. Quizá, con suerte, algún gran crucero llevando turistas a un lado y otro del Mediterráneo.

Puerta de Pile

De hecho, el único rastro que se puede encontrar en Dubrovnik del paso de los Stark, Baratheon, Targaryen o Lannister son los miles de souvenirs que se venden por todas las esquinas del centro de la ciudad. Quienes busquen algún otro tipo de recuerdo lo van a tener difícil pero quizá las pinturas y acuarelas que describen con precisión sus estrechas, sinuosas y medievales calles, llenas de callejones y escondites, perfectos para ver sin ser visto y escuchar sin ser oído como hacía el propio Varys, la araña como se le conoce en la serie. Siguiendo esas calles más tarde o más temprano se llegará hasta la que es su principal punto de acceso, la Puerta de Pile, y el lugar en el que Tyrion resulto herido durante su defensa en la misma batalla de Blackwater. Cada noche la ciudad amurallada se aísla y protege mediante un puente levadizo y una rampa que bajo la imagen de San Blas protege, precisamente, a sus habitantes. Para los que nunca hayan visto Juego de Tronos hay otros puentes, pero para los auténticos fans de la serie es obligatorio hacerse una foto y compartirla en redes sociales.

DubrovnikPort

Y es que casi 2 kilómetros de muralla de Ragusa, como también se conoce a Dubrovnik, son su monumento más visitado y sus fuertes muros de piedra, a los que cada año suben más de 900.000 turistas, tienen mucho que proteger. Para empezar a las dos mil personas que aún viven en el interior del recinto y, además, algunos de sus principales monumentos. Aquellos que no tienen un papel fundamental en el desarrollo de la vida política de los Siete Reinos, pero sí de la vida real. Placa, la principal avenida, conduce directamente desde la Puerta de Pile hasta la Plaza Luza donde se encuentra la Torre del Reloj y la Columna de Orlando, a su alrededor tampoco hay que perderse el Palacio del Rector y el de Sponza que es del s.XVI y custodia antiguas colecciones de manuscritos; la Gran fuente de Onofrio con sus 16 caños dispuestos en forma circular; los Monasterios de los Dominicos y de los Franciscanos que, por cierto, desde el año 1391 alberga la tercera farmacia más antigua de Europa; y, como no podía ser de otra forma la iglesia de San Blas y la Catedral de la Asunción, donde se guardan las reliquias del patrón de la ciudad.

Arboretum Trsteno

Echas de menos alguna de las principales localizaciones de Juego de Tronos. Lo bueno que tienen el cine y la televisión es que escenarios situados a muy poca distancia real entre ellos puedan convertirse en la ficción en emplazamientos separados por miles de kilómetros y eso también sucede en la perla del Adriático. El punto más elevado de las murallas de Dubrovnik es la Torre de Minceta. De forma circular es no sólo el punto más elevado de la ciudad, sino que también es su enclave defensivo más importante. Pues bien, Daenenerys Targaryen lo recorre intentando encontrar la entrada a la llamada Casa de los Eternos cuando en realidad no ha estado en Desembarco del Rey desde que hoyó siendo una niña junto con su hermano Viserys…

Y puede ocurrir lo contrario, puede acercarlos. La fortaleza roja, o Lovrijenac en realidad, cuenta con unos amplios y bellos jardines con vistas al mar y a un profundo acantilado en los que, entre la espesa vegetación, tranquilos manantiales y fuentes de agua fresca, las mujeres, amantes, madres y hasta abuelas de los hombres en los que se sustenta el poder hacen sus propios juegos de tronos y conspiraciones. Es el Arboretum Trsteno, situado también en las proximidades de Dubrovnik. El jardín renacentista más antiguo de Dalmacia y como curiosidad se encuentran dos gigantescos plátanos de más 400 años de antigüedad. ¿Se te ocurre algún lugar mejor para contarle un secreto a Cersei o a Petyr Baelish? ¡Cuidado porque los pajaritos de la araña siempre pueden estar escuchando!