Semana Santa de playa y devoción: Marbella

Es, probablemente, el destino de turismo de lujo por antonomasia en España. Es más, su recién estrenado eslogan, Marbella Destino Cinco Estrellas, juega con un doble mensaje: la condición de Marbella como ciudad con más hoteles de cinco estrellas de Andalucía y también los cinco segmentos que conforman una de las mejores ofertas turísticas del mundo: naturaleza, gastronomía, golf, playas y lujo.  Una ciudad que presume de su cosmopolitismo, con 137 nacionalidades que conviven en un clima que no deja de atraer a turistas de todo el planeta: 32o días de sol al año son una propuesta irrechazable! Un ambiente exclusivo (sus tiendas sitúan a Marbella en el segundo puesto por facturación entre los destinos españoles de compras de lujo) que convive estos días con una de las tradiciones religiosas populares de mayor calado en la población: la Semana Santa. En el contexto cosmopolita de esta ciudad perviven nueve cofradías de pasión (incluidas las de Nueva Andalucía y San Pedro Alcántara), integradas en la Agrupación de Cofradías de Semana Santa.

Al igual que en el resto de Andalucía, la Semana Santa marbellí está marcada por la emoción que desprenden la actos, plagados de arte y belleza. Destacan las procesiones del Jueves y Viernes Santo, que se pueden complementar con una visita a la cercana Málaga, cuyas procesiones son mundialmente reconocidas. Aunque estemos en marzo, la climatología de la zona hace factible que podamos disfrutar de sus playas. Este clima se debe a una situación geográfica singular, en la que las montañas que rodean a Marbella, Sierra Blanca y la Concha, visibles desde todo el municipio, junto con la configuración de ensenada de su costa, actúan cobijando a la ciudad de los vientos del Norte y haciéndola disfrutar de un microclima especial, único en el mundo, y que se convierte en uno de sus mayores reclamos turísticos.  Un clima que permite , en estas fechas, almorzar en un restaurante en plena arena, tomar una copa en un exclusivo beach club… son sólo algunas sugerencias para disfrutar de los más  de 27.9 Km. de playas de Marbella, consideradas entre las mejores de la Costa del Sol.

image

Con la majestuosidad de sus playas combina a la perfección la zona del casco antiguo, llena de callejuelas por las que perderse y en las que nos toparemos con el Ayuntamiento, del siglo XVI, conservado en perfecto estado, la Ermita de Santiago, primera iglesia cristiana de la ciudad, construida en el siglo XV o la Casa del Corregidor, del siglo XVI.

Muy cerca de allí se ubica la Iglesia de la Encarnación, cuya edificación se inició en el siglo XVII, la Capilla de San Juan de Dios, del siglo XVI, que un día formara parte del hospital del pueblo, la Ermita del Santo Cristo de la Vera Cruz, construida en el siglo XVI, y el Hospital Bazán, que alberga desde 1992 el Museo del Grabado Español Contemporáneo, primero en su género con un rico fondo de autores como Picasso, Miró, Tapies, Chillida y otros muchos.

image

Es posible visitar también los restos de la muralla que rodeaba la ciudad musulmana y los del Castillo Árabe en el que aún pueden apreciarse huellas de capiteles romanos que fueron extraídos de otras construcciones y aprovechados en la construcción de los muros.

En el Museo del Bonsái, también ubicado muy cerca de allí, se exhibe una magnífica colección de ejemplares que es reseñada como una de las mejores de Europa. El Centro Cultural Cortijo Miraflores, el Museo Ralli y la Colección Municipal Arqueológica constituyen asimismo una opción muy acertada en la visita cultural.